enero 2007



I hear the clock, it’s six a.m.
I feel so far from where I’ve been
Got my eggs and my pancakes too
Got my maple syrup, everything but you.
Break the yolks, make a smiley face
I kinda like it in my brand new place
I wipe the spots off the mirror
Don’t leave the keys in the door
Never put wet towels on the floor anymore’ cause
Dreams last so long
even after you’re gone
I know you love me
And soon you will see
You were meant for me
And I was meant for you.
Called my momma, she was out for a walk
Consoled a cup of coffee but it didn’t wanna talk
Picked up a paper, it was more bad news
More hearts being broken or people being used
Put on my coat in the pouring rain
Saw a movie it just wasn’t the same
‘Cause it was happy and I was sad
It made me miss you oh so bad
Dreams last so long
Even after you’re gone
I know you love me
And soon you will see
You were meant for me
And I was meant for you.
Go about my business, I’m doin fine
Besides, what would I say if U had you on the line
Same old story, not much to say
Hearts are broken, everyday.
Brush my teeth and put the cap back on
I know you hate it when I leave the light on
I pick a book up. Turn the sheets down.
Take a deep breath and a good look around
Put on my pj’s and hot into bed
I’m half alive but I feel mostly dead
I try and tell myself it’ll be all right
I just shouldn’t think anymore tonight
Dreams last so long
Even after you’re gone
I know you love me
And soon you will see
You were meant for me
And I was meant for you
JEWEL</strong

Anuncios


La Batalla de las Termópilas fue un importante escenario del conflicto entre las polis griegas, con Esparta y Atenas a la cabeza, contra el Imperio Persa en el 480 adC.
Jerjes I, emperador persa, se propuso conquistar Grecia y comenzó con muy buen pie. Atenas quería detener la invasión como fuese y consiguió convencer a Leónidas I, Rey de Esparta, para que participase.
La batalla más importante se celebró en un lugar llamado valle de las Termópilas. Según las fuentes clásicas griegas, los soldados persas conformaban un ejército que oscilaba entre los 250.000 y el millón de efectivos. Sin embargo, la formación compacta e impenetrable de la falange griega era óptima para retener a la horda persa en un paso tan estrecho y en apariencia infranqueable. Leónidas fue advertido sobre el gran número de arqueros que poseía Jerjes. Se le dijo que cuando disparaban, “sus flechas cubrían el sol” y “volvían noche el día”.
Se dice que Jerjes, al toparse con los soldados griegos, supuso que éstos se marcharían al ver la magnitud de su ejército. Pasaron cuatro días y Jerjes, impaciente, envió un emisario exigiendo a los griegos que entregasen sus armas inmediatamente para no ser aniquilados. Leónidas respondió: “Ven a buscarlas tú mismo”(Μολων λαβε).
Así dio comienzo la batalla y fila tras fila de persas se estrellaron contra las lanzas y escudos espartanos sin que éstos cedieran un centímetro. De esta forma, a pesar de la grave desventaja numérica, Leónidas y sus hombres se opusieron a las oleadas de soldados enemigos con un número mínimo de bajas, mientras que las pérdidas de Jerjes – aunque minúsculas en proporción a sus fuerzas – supusieron un duro golpe para la moral de sus tropas. Durante las noches, Leónidas solía decirles a sus hombres: “Jerjes tiene muchos hombres, pero ningún soldado.”
Frustrado e impaciente, Jerjes envió al frente a sus diez mil Inmortales, su fuerza de élite, llamados así porque cada vez que un Inmortal caía, otro corría a reemplazarlo. Sin embargo, los resultados fueron los mismos. Los persas morían a cientos, la moral del ejército decaía y los griegos no mostraban signos de cansancio. La batalla continuó de esta forma durante tres días. Fue entonces cuando Jerjes, abatido, recibió la ayuda que necesitaba.
Un griego llamado Efialtes (que significa “pesadilla”) ofreció mostrarle a Jerjes un paso alternativo que rodeaba el lugar donde estaba Leónidas para acabar con su resistencia de una vez por todas. Sin dudarlo, Jerjes envió un importante número de sus fuerzas por ese paso.
Cuando Leónidas detectó la maniobra del enemigo y se dio cuenta de que le atacarían por dos frentes, reunió un consejo de guerra, donde ofreció a los griegos dos opciones: podían irse por mar a Atenas o permanecer en las Termópilas hasta el final. Mientras el resto de la fuerza que había decidido irse se retiraba hacia Atenas, los 300 soldados de la guardia de Leónidas, los tespieos y los de Tebas se quedaron a presentar batalla hasta el final, la suerte estaba echada. Al despuntar el alba del cuarto día, Leónidas dijo a sus hombres: “Tomad un buen desayuno, puesto que hoy no habrá cena”. Fue tal el ímpetu con el que los espartanos lucharon que Jerjes decidió abatirlos de lejos con sus arqueros para no seguir perdiendo hombres. Leónidas fue alcanzado por una flecha y los últimos espartanos murieron intentando recuperar su cuerpo para que éste no cayera en manos enemigas.
La batalla duró cinco días y los persas consiguieron derrotar a los temidos espartanos, pero estos ya habían retrasado notablemente el avance persa, diezmado la moral de su ejército y matado a miles de soldados.
El sacrificio de los espartanos tuvo amplias repercusiones en la Grecia de la Antigüedad. Tal fue su fama que hasta el día de hoy es considerado como uno de los ejemplos máximos de sacrificio ante una tarea imposible, en la cual unos pocos valientes se opusieron a la maquinaria de guerra más poderosa conocida y dieron sus vidas luchando por su tierra, su honor y su libertad.
La hazaña fue recordada en una lápida conmemorativa escrita por el poeta Simónides, que decía así:
“Oh, extranjero, informa a Esparta que aquí yacemos
todavía obedientes a sus órdenes”
Información: Wikipedia
Foto: web oficial película “300”

Las palabras elegantes no son sinceras; las palabras sinceras no son elegantes. LAO-TSE
Hay palabras que parten los corazones como una espada y hacen sufrir toda la vida. BREMER


Un día cualquiera no sabes qué hora es,
te acuestas a mi lado sin saber por qué.
Las calles mojadas te han visto crecer
y con tu corazón estás llorando otra vez.
Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer
jugando con las flores en mi jardín.
Demasiado tarde para comprender,
chica, vete a tu casa, no podemos jugar.

La luz de la mañana entra en la habitación,
tus cabellos dorados parecen el sol.
Luego por la noche al Penta a escuchar
canciones que consiguen que te pueda amar.

Me asomo a la ventana, eres la chica de ayer.
Demasiado tarde para comprender.
Mi cabeza da vueltas persiguiéndote.
Mi cabeza da vueltas…
NACHA POP, “LA CHICA DE AYER”


Los fantasmas del pasado te persiguen hasta cualquier puerto donde recales, por lejos que vayas.

Que tus pasos sean dados con la firmeza del león, la elegancia del tigre y la dignidad de un emperador.

PAULO COELHO, MAGAZINE XL SEMANAL ABC, 14/01/07

Página siguiente »