noviembre 2007



La catedral soy yo y cada uno de nosotros. Vamos creciendo, cambiando de forma, nos damos cuenta de puntos débiles que hay que corregir, no siempre escogemos la mejor solución, pero, pese a todo, seguimos de frente, intentando mantenernos erguidos, para así honrar no las paredes, ni las puertas ni las ventanas, sino el espacio vacío que hay allí dentro, el espacio donde adoramos y veneramos aquello que nos es caro e importante. ¿Vale la pena criticar los errores del pasado? Pienso que es injusto, ya que siempre procuramos hacerlo lo mejor posible. ¿Podemos tener la certeza de que la solución presente es la mejor? Es arriesgado, quizás mas adelante lleguemos a la conclusión de que había una elección más sabia. Lo importante es no olvidar que tenemos que luchar para mantenernos de pie, que hay que respetar la razón por la que fuimos creados.
PAULO COELHO, “El Zahir”

Anuncios


“Lo que amas, lo perderás. Lo que te ha sido dado te será arrebatado. Ante el descubrimiento de este futuro expolio, sólo existen dos actitudes posibles: o bien uno decide no encariñarse con las personas y las cosas, con el fin de que la amputación no resulte tan dolorosa; o, por el contrario, uno decide amar todavía más a las personas y las cosas, poner toda la carne en el asador: “ya que no estaremos mucho tiempo juntos, te voy a dar en un año todo el amor que te habría podido dar en una vida”.
METAFÍSICA DE LOS TUBOS, Amelie Nothomb


“(…)Tus lágrimas son vida, tus dudas son vida, tus suspiros son vida, tus lamentos son vida. Pura vida. Vida especiada, en esencia. Tan distinta a esos disparates que sujetan nuestro entorno.(…) Prefiero sentirte viva a inmolada en una o mil relaciones, en las que contemplarte en urna de cristal”


VIÑETAS “SOULTEROS” EN DIARIO ADN


“Donde hay dolor, hay un suelo sagrado”


La gente se arregla todos los días el cabello, ¿por qué no el corazón?

Página siguiente »