Pon tu boca en la mía,
pero déjame la lengua para que te hable de amor

Dame la mano y partamos a los campos
para amarnos o caer juntos bajo las cuchilladas

Hice de mi pecho un lecho
y mi rendido amante recorre un largo camino hasta mi

Ven amor mío, que te abrace,
soy la frágil hiedra que el otoño pronto se llevará

Si no sabías amar
¿por qué has despertado mi corazón dormido?

Me he embellecido con mi ropa gastada,
como un jardín florido en una aldea en ruinas

A medianoche tu recuerdo es el único visitante
que me atormenta y me impide dormir

Tu amor es agua, es fuego,
llamas me consumen, olas se me tragan

¡Oh recuerdo de mi amado, eres tú mi verdadero amante!
no me abandonas y alivias mi corazón

Estréchame fuertemente entre tus brazos,
demasiado he frecuentado la cárcel de las soledades

Mi amante es hinduista y yo musulmana,
por amor barro los escalones del templo prohibido

Hazte discípulo de mi padre
será tu maestro en los estudios y yo, en la vida

Abandona el servicio de tu señor y conviértete en mi fiel:
tu salario serán los besos de mi boca

Amor mío, ¡tómame, estréchame!
El alejamiento es un río que se me lleva y me ahoga

Ven, como un collar en derredor de mi cuello,
yo te meceré sobre las cúpulas de mis senos

Amor mío, ven a domarlo,
el corcel de mi corazón ha roto todas sus bridas

Coge flores a puñados:
soy un jardín que sabe que te pertenece

Quiero que estés siempre en mi pecho,
o te prefiero en los brazos de la oscura tierra

Las otras se ponen ropas nuevas para la fiesta
yo sigo con el vestido que alberga aún el olor de mi amante

DEL LIBRO “EL SUICIDIO Y EL CANTO” DE SAYD BAHODÍN MAJRUH

Anuncios