“¡Juraría que ese conde es un vampiro!-exclama el profesor Van Helsing cuando al día siguiente Mina le refiere su encuentro con el misterioso ser-. No me extrañaría que su enamorado conde intentara visitarla nuevamente. ¡Qué oportunidad para tenderle una emboscada! Deberá usted distraerlo hasta el amanecer. El monstruo no se atreverá a dañarla, la ama desde siempre, es un amor de siglos.”

Esas palabras resuenan como una campana en la mente de la joven cuando esa noche recibe al sombrío visitante que lentamente se apodera de su voluntad.

Del mismo modo que las moscas ignoran la existencia de las arañas antes de caer prisioneras en sus redes, la temeraria Mina Murray se desliza inconscientemente por una trama de peligrosos acontecimientos. Advertida de los riesgos a los que se expone, Mina confía en la proximidad del profesor Van Helsing, que aguarda oculto en otro cuarto de la casa.

Mediante el poder narcótico de sus palabras, el conde la envuelve suavemente hasta dejarla indefensa como un insecto en los plateados hilos del arácnido.

TEXTO E ILUSTRACIONES DE LUIS SCAFATI