“Nos acercamos al mundo que percibimos, de forma que nada tiene sentido si uno no esta presente en él. Sucede lo mismo con las personas. Nos acercamos a ellas con la misma prudencia que un animal se acerca a la trampa cubierta de hojas. Nos situamos delante de ellos como en escenario de cartón. Cada uno puesto en su sitio y un sitio para cada uno, de tal forma y manera que apenas podemos concebir el movimiento dentro de semejante escenario. Las figuras van y vienen, muchas de ellas son intercambiables, otras son figurantes de temporada.

También están aquellas que son necesarias para poder reconocer el pequeño teatrillo como nuestro mundo. Sin esos personajes nada de lo que sucede ocurre en nuestro patio interior. Gente que sostiene nuestro aliento y gente que se mueve en el forro de nuestra sombra. Aquello que sucede, puede que tenga su espacio más adelante. Y puede que en ese lugar en el que todo ocurre nosotros ya estamos allí. Aproximarse al mundo, a nuestro mundo, es lo mismo que no dejar distancia entre el instante siguiente y nuestra capacidad de elección.

No dejar que las cosas sucedan. Sentirse parte de ellas.
Elegir el momento y el lugar.

Percibir nuestro devenir como un hecho único, no someterse a la irrealidad de quienes creen que el protagonismo de su universo depende siempre de factores externos.

Lejos, desde la superficie nebulosa de una galaxia muy, muy lejana, el mundo parece un lugar mucho más simple de lo que en realidad es. Quienes viven su vida dentro de una burbuja acorazada, quienes no conocen el sabor del pecado, quienes no juegan ni sueñan, quienes no besan el rumor de una sombra, quienes no la persiguen en el interior de un sueño, llenan sus pulmones con un aire que no mancha ni arrasa los pulmones.

Adoro estar cerca de personas que son sensibles. Me encanta comprobar como titubean al caminar, su ritmo es diferente, como lo es su mirada. Si mido su tiempo con el de otros descubro que en la forma que tienen de caminar los segundos pesan de forma distinta. Existen maneras de acercarse en la distancia. Maneras de compartir un mundo que no cuelga de las hojas de los almanaques”.

Anuncios