abril 2008



Cathy Thorne

Anuncios


Me gustas cuando callas porque estás como ausente,
y me oyes desde lejos, y mi voz no te toca.
Parece que los ojos se te hubieran volado
y parece que un beso te cerrara la boca.

Como todas las cosas están llenas de mi alma
emerges de las cosas, llena del alma mía.
Mariposa de sueño, te pareces a mi alma,
y te pareces a la palabra melancolía.

Me gustas cuando callas y estás como distante.
Y estás como quejándote, mariposa en arrullo.
Y me oyes desde lejos, y mi voz no te alcanza:
déjame que me calle con el silencio tuyo.

Déjame que te hable también con tu silencio
claro como una lámpara, simple como un anillo.
Eres como la noche, callada y constelada.
Tu silencio es de estrella, tan lejano y sencillo.

Me gustas cuando callas porque estás como ausente.
Distante y dolorosa como si hubieras muerto.
Una palabra entonces, una sonrisa bastan.
Y estoy alegre, alegre de que no sea cierto.

POEMA 15, Pablo Neruda, “Veinte poemas de amor y una canción desesperada”


El hombre que tomaba bitter reconoció a Picasso en cuanto éste se sentó. Picasso escribió su firma en una servilleta y se la regaló. “Me voy a hacer de oro. Al fin y al cabo lo que vale en el arte es la firma”. Guardó cuidadosamente el Picasso, llamemos así a la servilleta, en el bolsillo y salió a la calle. Ya pensaba dónde se iba a construir la casa ahora que era rico. Tropezó, se cayó, se dio un golpe en la frente y perdió el conocimiento. Al volver en sí, vio al hombre que enjugaba la sangre de su frente con la servilleta que había encontrado en el bolsillo de su americana.
SERVILLETA DE BAR de Victor Coyote + Pocateja


Tu amigo es el campo donde siembras con amor, y cosechas agradecido. Él es tu hogar y tu mesa. Has de saber que, cuando él esté callado, a pesar de eso, los dos corazones continúan conversando. Cuando tengas que separarte de él, no sufras. Pues por esta ausencia reconocerás más fácilmente la importancia de la amistad, al igual que un montañero ve mejor el paisaje que lo rodea desde lejos en la planicie.
Que lo mejor que tengas, puedas compartirlo con tu amigo. Permítele conocer y participar no sólo de tus momentos de alegría, sino también de los momentos tristes. Y entiende que un amigo no está a tu lado para ayudar a matar el tiempo, sino para ayudarte a tener una vida plena.
Cita de KAHLIL GIBRAN, rescatada por P. Coelho, en XLSEMANAL, del 20/04/2008


Los humanos vivimos mucho tiempo y gran parte de ese tiempo no somos felices. Queremos ser más altos, más bajos, más gordos, más delgados, más viejos y más jóvenes. Quisiéramos que nuestro pelo fuera liso en vez de rizado, o más pelo o que nuestros ojos marrones fueran azules. Odiamos a nuestros padres, niños, profesores, estudiantes y a todos. Deseamos estar en alguna otra parte con otra persona, comiendo otras cosas y vistiéndonos con algo fantástico que nadie pueda tener, y deseamos salpicar a los que están en las aceras cuando conducimos nuestros grandes coches rojos.
Las ratas viven mucho menos tiempo y la mayor parte son muy, muy felices…
The Short and Incredibly Happy Life of Riley, ilustraciones de Colin Thompson


Página siguiente »