La regañá es un producto típico del Valle del Guadalquivir. Sus diluidos orígenes se encuentran en el alto medievo, cuando los marineros partían a las colonias de ultramar llevaban regañás como sustitutivo del pan, pues al estar enriquecidas con aceite de oliva y sésamo, perduraban durante el viaje sin enranciamiento.

Lo que más me gusta, aparte de que están de muerte, es el nombre 😉

Anuncios