Soy reacia a enseñar cosas demasiado personales en internet -salvo muy honrosas excepciones- pero no he podido resistirme a hacerle una foto a la pequeña Eva que entre cienes y cienes de trastos de diferente utilidad, me vigila impasible desde mi mesa de trabajo. Ha sido un regalo que aprecio sinceramente (y queda tan bonita rodeada de mis Apples…)

Anuncios