y cuasi primaveral, para un día de mucho frío, por dentro y por fuera…
iris

IRIS AZUL

Para la mitología griega el Iris era el mensajero de los dioses con los hombres, que había robado el reflejo de las estrellas y actuaba de correveidile entre los amores secretos entre el cielo y la tierra.

Las culturas india y egipcia utilizaron el iris como símbolo de la vida y la resurrección. Tutmosis III (1504-1450 antes de Cristo) creó en la ciudad egipcia de Karnak, para celebrar la conquista de una amplia franja de Asia Menor, un espléndido jardín con las flores y plantas que trajo de su campaña guerrera y escogió las especies más exóticaspara representarlas en una obra tallada en piedra para el templo de Anon. El iris fue una de las flores seleccionadas.

Incluso Alejandro Magno no pudo evitar la tentación y el embrujo de esta preciosa flor y regaló iris a su amante, Hefestión, tras lograr una gran victoria en Isos, donde derrotó al rey Darío III lo que le permitió consolidar su avance por el imperio Persa.

Luis VII de Francia la utilizó como emblema en su Cruzada contra los Sarracenos, y desde entonces fue conocida como la flor de Louis y de ahí el nombre pasó a llamarse “flor de lys”. Aunque hay otra teoría que defiende que su nombre procede de Flandes, en concreto de la abundancia de esta flor en las riveras del río Lys.

A través de Luis XI, el iris pasó a formar parte también del escudo de armas de la familia florentina de los Medicis y por extensión de Florencia y la Toscana. Debido al impulso mediceo a las artes, el iris fue ampliamente representado en las pinturas y esculturas del renacimiento y, por influencia, en la pintura flamenca, alemana y
española, llegando a los cuadros de Vicent Van Gogh, que sentía debilidad por esta flor.

Anuncios