La música es de Natasha Bedingfield. La fotografía, deJaime Ibarra