Nos vemos a nosotros mismos como seres reales, pero quizá somos nuestros propios y engañosos espejismo.

ALEJANDRO DOLINA