La música es de Soulsavers, y la fotografía de Daryl Peveto