20140423-190554.jpg

Me diste jacintos por primera vez hace un año; me llamaron “la chica de los jacintos”.

-Pero cuando volvimos, tarde, del jardín de los jacintos,

tus brazos llenos y tu pelo mojado, no podía

hablar y me fallaban los ojos, no estaba ni

vivo ni muerto, ni sabía nada,

mirando en el corazón de la luz, el silencio.

Oed’ und leer das Meer (*)

TS Eliot. “La tierra baldía

Cita que aparece al final de “Una investigación filosófica” de Philip Kerr

La imagen es de Horyon Lee